PAGO CONTRAENTREGA Y ENVÍO GRATIS POR COMPRAS SUPERIORES A $89.900

Mi perro está inquieto y no para de moverse, ¿qué puede pasar?

¿Por qué mi perro está inquieto y no deja de moverse?

Algo no está bien: tu perro está jadeando e inquieto. Camina de un lado al otro con la lengua afuera, parece que va a dormir y de repente sigue caminando, es incapaz de estar sentado tranquilo y todo esto empeora durante la noche. 

Es posible que también jadee, ladre, llore y que por mucho que lo intente no pueda descansar. Los perros pueden volverse ansiosos, padecer de estrés y volverse inestables en situaciones puntuales, si algo de esto te suena familiar, le ocurre con frecuencia o le ha ocurrido a tu Alma peluda, quédate y conoce más sobre este tema, así podrás saber que es lo que pasa y como tratarlo.

 

Posibles causas

Para los perros, estar inquietos y jadear son comportamientos comunes que no son alarmantes, sin embargo, al ser constante y repentino, suele ser un síntoma de que algo está sucediendo con tu perro y estas son las razones más comunes.

  • Ansiedad por separación: cuando desarrollan demasiado apego hacia su dueño y se encuentran solos tienden volverse inquietos y desarrollar mal comportamiento o comportamiento destructivo.  Puede tratarse dejándole al perro una de tus prendas impregnadas con tu aroma cuando no estás en casa, así te sentirán presente representado en ella.
  • Fobias y miedos: las fobias son miedos irracionales que pueden llevar a tu perro a tener conductas intempestivas, jadear excesivamente, caminar o llorar cuando se desencadena su fobia, si esto pasa con mucha frecuencia debes identificar la causa y, de ser posible, eliminarla del entorno del animal, un ejemplo de este caso son el miedo a los ruidos fuertes, truenos, sirenas, algunos le temen demasiado a montar en carro, miedo a los vehículos cuando están caminando con sus amos, etc.
  • Pulgas y garrapatas: si tu perro tiene una infestación de pulgas o garrapatas, se rascará, lamerá intensamente su piel y se restregará contra todo lo que encuentre para ayudar a aliviar la picazón, estos molestos y peligrosos parásitos podrás tratarlos con bravecto pastillas, un antipulgas, garrapatas y ácaron que elimina la infestación y protege a tu peludo por un período de hasta 90 días.  Una vez eliminada la infestación podrás mantenerlo seguro usando el collar con extracto natural de margosa, un repelente natural que mantiene todo tipo de parásitos en insectos lejos de tu alma peluda.
  • Exceso de energía: un perro lleno de energía se emocionará con las cosas más simples o cuando por fin obtiene sus cosas favoritas, como verte llegar a casa luego de un día de trabajo, recibir atenciones, premios, paseos, etc; este exceso de energía puede disiparse proporcionando juguetes interactivos que los mantengan ocupados durante el día, más adelante te mostraremos algunos.
  • Aburrimiento y falta de estimulación: cuando un perro no sabe qué hacer caminará de un lado a otro, y deambulará buscando entretenimiento. Si tu perro no se ejercita mental y físicamente se volverá inquieto y una vez se acostumbre a ello puede volverse destructivo, para esto, la actividad física diaria es clave, aunque depende mucho de la raza de tu peludo, todos necesitan un mínimo de distracción y caminada exterior para liberar estrés y energía acumulada en el hogar.
  • Escuchar u oler algo: Los perros tienen una audición fenomenal y un sentido del olfato súper desarrollado,  lo que los puede llevar a seguir pistas de algo que les llama la atención caminando por todos lados, mirando la pared, ladrando, gruñendo, etc. Esto también puede llevar al perro a la sobre estimulación y nerviosismo.
  • Mala alimentación: los perros pueden ser susceptibles a altos niveles de azúcar, de hecho, no deberían comer dulces, cualquier comida o golosina. Esto hará que esté sobre estimulado y necesitará quemar toda esa energía, por lo que correrá, saltará, ladrará y mucho más, por esta razón debes proporcionar una dieta balanceada y usar premios o snacks que sean saludables para ellos, como los snacks Breath o Digest, con grandes beneficios para su aliento y salud oral y para su digestión respectivamente.
  • Demencia: es común en perros ancianos, la demencia es una enfermedad que causa una disminución en la memoria y la función cerebral, los perros que la padecen tienen síntomas como vigilia, al no tener un ciclo preciso de sueño pueden deambular por la casa en las noches.
  • Dolor: revisa si tu perro está inquieto porque está experimentando algún tipo de dolor o enfermedad, está atento si presenta otros signos clínicos, como vómitos, diarrea, inapetencia o letargo, es muy importante buscar consejo veterinario lo antes posible.

 

¿Qué hacer si mi perro está inquieto?

Si tu perro está inquieto y no para de moverse debes tener mucho amor y paciencia; a continuación te daremos algunas indicaciones importantes para identificar las causas y así saber como controlarlas, de esta forma podrás controlar esta situación y darle siempre el mejor bienestar a tu Alma peluda.

Lo más importante es identificar las causas

Para descartar problemas de salud o parásitos. Si notas un cambio en su comportamiento y camina, jadea y está más inquieto de lo habitual, pero no hay indicadores físicos de por qué, entonces es hora de ver al veterinario.

Él/ella podrá evaluar de manera más eficaz si tu perro está incómodo o tiene un problema médico que le está causando la inquietud.

Y si su inquietud no está relacionada con la salud, tu mascota puede tener un exceso de energía que quemar.

 

El adiestramiento basado en el refuerzo positivo

Puede reducir la ansiedad y el miedo con el tiempo, para ello debes pedir consejo a un adiestrador o a un veterinario para saber cuál es la mejor forma de actuar.

Al adiestrar a tu perro, creas una rutina donde trabaja su inteligencia y gasta energía acumulada, además de recibir los beneficios de tener un perro con un comportamiento bueno y equilibrado, para lograr mejores resultados durante el entrenamiento de tu peludo, puedes utilizar la esencia floral Buen juicio, esta le ayudará a mejorar su concentración y a estar en gran disposición de seguir instrucciones y llevar a cabo las acciones enseñadas. 

 

Calmantes naturales

Consulta con tu veterinario sobre esencias naturales que ayudan a los perros a calmarse, reducir la ansiedad, dejar de caminar y jadear.  Estas son esencias florales 100% naturales, sin contraindicaciones, que logran canalizar la energía de tu peludo ayudándole a estar tranquilo de manera natural.  Otro tipo de calmantes son los que contienen l-teanina, un aminoácido que ha demostrado disminuir la ansiedad en perros con fobia al ruido.  Recuerda 

 

Actividad física diaria

Si el adiestramiento aún no es para ustedes, o aún estás en proceso de aprendizaje o búsqueda de un buen adiestrador, bastará con que tenga una buena dosis de actividad diaria para que esté estimulado, ejercitado y feliz; para estas rutinas de ejercicio tenemos varios productos disponibles, como la correa manos libres, para poder caminar o trotar con tu peludo de manera cómoda y práctica, y el bebedero portátil, para mantenerlo hidratado durante la caminada.

Una salida al parque de 30 a 40 minutos, ya sea caminata, juegos, o ejercicios básicos bastará para eliminar la inquietud de tu perro, que se sienta más satisfecho con su entorno y llegue a casa más relajado.

 

Mejora la dieta de tu perro

Agrega a su dieta grasas saludables, antioxidantes naturales, alimentos frescos y suaves gradualmente.

Las vitaminas, minerales, proteínas y grasas intactas en los alimentos les brindan a los perros un impulso de salud. También proporciona variedad y recompensas psicológicas. Si deseas hacer un cambio de dieta por completo consúltalo con el veterinario.

Utiliza snacks saludables como los mencionados anteriormente para premiarlo por sus buenas acciones, obediencia, etc.

 

Revisa tu comportamiento

Puede sonar raro pero los perros son un reflejo de su dueño y reaccionarán su lenguaje corporal y tono de voz.

Puede que tu perro sea más hiperactivo de lo normal si tú te encuentras triste o enojado, para intentar equilibrarte, o es posible que no sepa que el juego que tenían ya se terminó, así como también puede pasar al llegar a casa, o al gritarle “¡Quédate quieto!” estés reforzando su mal comportamiento y él esté malinterpretando la situación; este es el día a día con tu perro y nadie más que tu lo conoce debe conocer mejor y saber interpretar cada una de sus actitudes.

 

Usa juguetes para mantener su mente ocupada

No siempre hay tiempo para sesiones de ejercicio y juegos, especialmente cuando debemos ir a trabajar, por ello lo mejor es proporcionarle juguetes que los mantengan entretenidos y ocupados por un tiempo.

Los juguetes interactivos, los que pueden rellenarse de golosinas, y en especial los que son a prueba de mordidas son los que ayudarán a mantener a tu perro estimulado mental y físicamente, mientras quema energía extra y estará relajado una vez llegues a casa.

La mayoría de los perros inquietos que no paran de moverse muestran este comportamiento porque piensan que esta es la forma correcta de comportarse, a menos claro, que hablemos de una condición médica.

Así que una vez que le dediques la atención y actividades que necesita, tendrás a un perro relajado y feliz.